Solar de Ayala está situada en un entorno incomparable, a los pies de la Sierra de Cantabria, y muy cercana a Laguardia, en pleno corazón de la Rioja Alavesa. En la bodega se mezclan los sistemas más modernos de elaboración con el saber hacer tradicional. La propiedad consta de 40.000 m2 de superficie entre los que nos encontramos parte de la viña de la bodega, una nave de elaboración, una zona de crianza y envejecimiento, una nave de embotellado y una zona noble en la que podrán degustar los vinos y la gastronomía de la zona.

Los viñedos son parte fundamental del quehacer en Solar de Ayala. Las principales variedades crecen cuidadas con manos expertas en laderas orientadas a mediodía para producir vinos de extrema calidad. Nuestros viñedos no distan más de 20 kilómetros de la bodega,  garantizando así la recogida del fruto en su punto óptimo de maduración en la época de vendimias, recolectando uvas de las variedades Tempranillo, Garnacha, Mazuelo y Viura, necesarias para la correcta elaboración de nuestros vinos.

La nave de elaboración dispone de depósitos de acero inoxidable, equipo de frío, y todo aquel utillaje que nuestro técnico cree a bien tener para optimizar el resultado vendimia tras vendimia. Contamos también con una nave de crianza, con barricas de roble (francés y americano) donde los vinos recién elaborados y cuyo destino es la crianza, siguen su camino hacia el vino de crianza. Otra nave alberga el tren de embotellado, donde se embotella para proseguir su proceso, bien con el traslado al botellero, lugar donde el vino permanece descansando en jaulones metálicos hasta culminar su proceso de envejecimiento, o bien para su expedición si su consumo va a ser como vino joven. Otra nave alberga el producto terminado y materias auxiliares.